Gestión del estrés

A través de la meditación y el autoconocimiento, rescatamos de nuestro interior la idea de felicidad que, habitual y erróneamente, buscamos en el exterior y, sin darnos cuenta apenas, nuestra vida comienza a cambiar.

Aprovechamos de las filosofías milenarias orientales todo lo que podemos adaptar a nuestro complicado entorno y modo de vida, aplicando nuestra experiencia en el trabajo personal, en la que hemos encontrado grandes puntos de apoyo.

Disciplinas como el control mental y físico, las técnicas de relajación e imaginación inductiva, el yoga, la meditación, la Gestión del Tiempo, las Relaciones Interpersonales, la Automotivación, las Habilidades sociales, las Habilidades de comunicación, la Orientación al logro, la Resolución de Conflictos, los Hábitos posturales, la Conciencia corporal y la Relajación activa, las últimas tendencias Mindfulness o la Programación Neurolingüística son herramientas que aplicamos en nuestras clases colectivas e individuales para dar más recursos a las personas que sienten la necesidad de dar un giro a su trayectoria vital.

Todas ellas han sido estudiadas en profundidad e incorporadas al ámbito terapéutico por estudiosos y profesionales de la medicina integral, de la psiquiatría y la psicoterapia. En nuestro caso, avanzando hacia la espiritualidad y el crecimiento personal y humano y con un espíritu neutro y abierto, exento de connotaciones religiosas.

Podemos concluir de todo ello que se pueden hacer pequeños cambios con grandes resultados, para soportar el temporal de actividad y desenfreno que nos hace estar insatisfechos, ansiosos y en huida o búsqueda constante.

Nuestro empeño y, felizmente, nuestros éxitos, se basan en conseguir:

  1. Reducir nuestro grado de estrés
  2. Combatir los estados de ansiedad y angustia
  3. Aportar descanso a nuestra mente y prepararla para afrontar los acontecimientos adversos
  4. Reducir el estado de divagación de nuestra mente y, por tanto, acercarnos a nuestra esencia de calma.

Tomar conciencia de los acontecimientos momento a momento, adoptando una actitud más vital y que nos hace estar más satisfechos con nuestra vida.