Gestión del estrés

A través de la meditación y el autoconocimiento, rescatamos de nuestro interior la idea de felicidad que, habitual y erróneamente, buscamos en el exterior y, sin darnos cuenta apenas, nuestra vida comienza a cambiar.

Aprovechamos de las filosofías milenarias orientales todo lo que podemos adaptar a nuestro complicado entorno y modo de vida, aplicando nuestra experiencia en el trabajo personal, en la que hemos encontrado grandes puntos de apoyo.

Nuestro empeño y, felizmente, nuestros éxitos, se basan en conseguir:

  1. Reducir nuestro grado de estrés
  2. Combatir los estados de ansiedad y angustia
  3. Aportar descanso a nuestra mente y prepararla para afrontar los acontecimientos adversos
  4. Reducir el estado de divagación de nuestra mente y, por tanto, acercarnos a nuestra esencia de calma.

Tomar conciencia de los acontecimientos momento a momento, adoptando una actitud más vital y que nos hace estar más satisfechos con nuestra vida.